• Lunularaceae

    es una familia que pertenece a la clase Marchantiopsida y al Orden Marchantiales. Es una familia monotípica, es decir constituida por una sola especie Lunularia cruciata la cual se distribuye ampliamente alrededor del mundo en las regiones subtropicales; tanto del hemisferio sur como del hemisferio norte, generalmente es propia de climas desde templado a cálido

  • Lobo gris mexicano

    El lobo gris mexicano o solo lobo mexicano es una de las 24 subespecies de lobo (Canis lupus) que existe en Norteamérica y se caracteriza por ser la más pequeña y la que se distribuye más al Sur. De estas subespecies solo dos han habitado en la República Mexicana hasta principios del siglo XX.ecies.

  • Lycophyta, Lycopodiophyta y Microphyllophyta

    El phyllum Lycophyta comprende 1500 especies aproximadamente, son plantas herbáceas, cosmopolitas y se encuentra dividido en tres Ordenes: Lycopodiales, Sellaginelales e Isoetales. Este grupo de plantas apareció en el Devónico y es el grupo hermano del resto de las plantas vasculares como lo son helechos, gimnospermas y angiospermas.

  • El Tecolotito serrano (Glaucidium gnoma)

    Tiene una longitud de 15 a 17cm en su etapa adulta (aproximadamente 6 pulgadas). Cabeza redonda de color blanco con manchas, dos puntos pálidos en la parte superior de la cabeza, la nuca y cuello, semejante a ojos en la espalda. La parte superior del pecho y cuello presenta un parche negro, las alas y la cola son más obscuras y con rayas verticales en los flancos.

  • ¿Qué son los helechos?

    Es un grupo de plantas que ha lo largo del tiempo se le ha llamado de formas diferentes, ha sido nombrado Pterophyta, Pteridophyta, Poplypodiophyta y recientemente Monylophyta, sin embargo al no existir un consenso nos referiremos a ellos como “Helechos”.

El Cerebro Adicto.

Las drogas hoy en día son una fuerte preocupación para la sociedad a nivel global, ya que cada vez son más las personas que se ven afectadas por esta enfermedad. En 1930 se comienza a realizar investigaciones sobre adicciones, pensando que se debía a que las personas adictas carecían de moral y de fuerza de voluntad, provocando que la sociedad tachara a los adictos como personas menos valiosas, siendo la respuesta para este problema castigos en vez de enfocarse a un problema de salud. Los adictos después del castigo regresaban a los hábitos adictivos, sin recibir un tratamiento adecuado, se les hacía difícil o imposible rehabilitarse, estas personas continuaban siendo parte del problema sin una solución viable.

Hoy en día con el avance de la tecnología y la ciencia, los médicos y científicos enfocados a este tipo de estudios se dieron cuenta que es un problema de salud,  se dieron cuenta que es una enfermedad que afecta al cerebro y la conducta y se han identificado muchos factores biológicos y ambientales que predisponen a las personas a padecer de esta enfermedad. Además se ha comenzado a investigar variaciones genéticas que contribuyen al desarrollo y avance de la enfermedad. Gracias a esto los científicos usan estos nuevos conocimientos para desarrollar enfoques eficaces de prevención y tratamientos que reduzcan el impacto del abuso de drogas en individuos, familias y comunidades que se ven azotadas por este problema.


Figura 1.  Modificaciones de transportadores y receptores de Dopamina de pacientes con adicciones. Tomado de: Volkow, N. D., Fowler, J. S., & Wang, G. J. (2003). The addicted human brain: insights from imaging studies. Journal of clinical investigation, 111(10), 1444.
 

A pesar de todo esto aún existen personas que no entienden porque las personas se vuelven adictas ni de qué manera estas sustancias modifican el comportamiento del cerebro, causando consumo compulsivo.
Se sabe que los cambios bioquímicos que ocurren en el cerebro son los responsables de la compulsión observada, así como de muchas de las perturbaciones cognitivas propias de la adicción. Las últimas investigaciones implican a diversos neurotransmisores a vías o sistemas cerebrales, como el sistema de recompensa mesolímbico, como factores clave en el desarrollo de la sintomatología adictiva.

 Figura 2. Principales zonas afectadas y responsables de las adicciones.  La corteza prefrontal es el área focal para la cognición y la planificación. El área tegmental ventral (VTA) y el núcleo accumbens (NAc) son componentes clave del sistema de recompensa del cerebro. La VTA, la NAc, la amígdala y el hipocampo son componentes principales del sistema límbico, que coordina los impulsos, las emociones y los recuerdos. Tomado de: Fowler, J. S., Volkow, N. D., Kassed, C. A., & Chang, L. (2007). Imaging the addicted human brain. Science & practice perspectives, 3(2), 4.


Los neurotransmisores son sustancias químicas naturales que produce nuestro cerebro y son las responsables de toda la actividad cerebral algunas de ellas son: la motivación, las emociones y los instintos. Los neurotransmisores son responsables del estado de ánimo provocando euforia o desgano, una serie de estímulos, condicionamientos y aprendizajes, cuyo objetivo es responder a los estímulos del medio ambiente.
Las drogas, así como los estados de excitación extrema, afectan la función de los neurotransmisores haciendo que el cerebro los produzca en exceso o los inhiba exageradamente. Estos cambios tan radicales unidos a factores genéticos de predisposición a la adicción producen respuestas aberrantes, causando desbalances bioquímicos persistentes. Los neurotransmisores que se ven involucrados en este tipo de conductas son: a) la dopamina, encargada de respuestas de euforia y estimulación cerebral; b) las endorfinas, se encargan de las respuestas a los estímulos dolorosos, la regulación de la temperatura y la ingesta de agua y alimentos.

Figura 3. Efecto de la cocaina en el neurotransmisor de la dopamina. La cocaína causa acumulación de dopamina en el espacio sinaptico, la cocaína bloquea el transportador de dopamina como resultado, las moléculas de dopamina se acumulan en el espacio intercelular, golpeando los receptores de la célula receptora y provocando una respuesta intensificada dentro de la célula receptora.
Tomado de: Fowler, J. S., Volkow, N. D., Kassed, C. A., & Chang, L. (2007). Imaging the addicted human brain. Science & practice perspectives, 3(2), 4.

Se asume que todos los neurotransmisores están involucrados  en la manifestación de la adicción, las investigaciones prosiguen para determinar cómo estos químicos cerebrales interactúan para producir el desorden adictivo.

 Existen muchas sustancias a las que las personas somos propensas a mostrar algún tipo de adicción, las más consumidas por su fácil acceso son las siguientes: nicotina, alcohol, inhalables, mariguana y cocaína (Instituto Nacional  de Abuso de Drogas). Se sabe que es un enfermedad crónica, por lo tanto si el consumo se va realizando con mayor frecuencia, más difícil para las personas que se puedan curar, además que existen edades que aumenta el riesgo de una adicción a largo plazo. La adolescencia es un periodo en el cual por los cambios hormonales que se dan el en cuerpo, el cerebro aun no madura en su totalidad, las cantidades de neurotransmisores aun no son definitivas. Por lo cual un consumo a estas edades provocaría un desajuste en la producción de neurotransmisores, y como consecuencia el cerebro deja de producir  las cantidades necesarias, aumentando el nivel de adicción para el resto de la vida.

Figura 4. Mecanismo propuesto del funcionamiento de las adicciones.  Modelo proponiendo una red de cuatro circuitos implicados en la adicción: recompensa, motivación / impulso, memoria y control. Estos circuitos trabajan juntos y cambian con la experiencia. Cada uno está vinculado a un concepto importante: saliencia (recompensa), estado interno (motivación / unidad), asociaciones aprendidas (memoria) y resolución de conflictos (control). Durante la adicción, el valor mejorado del fármaco en los circuitos de recompensa, motivación y memoria supera el control por la inhibicion de la corteza prefrontal, favoreciendo así un bucle de retroalimentación positiva iniciado por el consumo del fármaco y perpetuado por la activación mejorada del motivación / unidad y circuitos de memoria.
Tomado de: Volkow, N. D., Fowler, J. S., & Wang, G. J. (2003). The addicted human brain: insights from imaging studies. Journal of clinical investigation, 111(10), 1444.

Por lo tanto sabemos que el consumo de drogas es una enfermedad, pero que se puede prevenir y así evitar un sin número de efectos nocivos para el cerebro, sino también muchos órganos se ven afectados como el corazón, pulmones, hígado, riñones entre otros.


Figura 5. Reduccion de enzimas importantes en diferentes partes de nuestro cuerpo en fumadores. estudio PET. en estas imágenes compuestas de fumadores y no fumadores, las flechas demuestran concentraciones más bajas de la enzima monoamina oxidasa en muchos de los órganos de los fumadores 

La sociedad y en este caso las autoridades deberían poner un mayor énfasis en la prevención de adicciones, ya que cada vez la edad de una persona que consume algún tipo de droga ya sea legal o ilegal es más temprano.

Bibliografía.
Guerrero, Mothelet, Verónica. 2013. El Cerebro Adicto. ¿Como ves? Num. 177
Alvarado, Saúl. 2014. El Cerebro Adicto. www.adicciones.org
Volkow, Nora. 2014. La Ciencia de la Adicción. Las drogas, el cerebro y el comportamiento. Instituto Nacional del Abuso de Drogas. Pub N.º 15-5605(S).
Literatura recomendada
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC155054/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2851068/



Reflexion.
Elegí este tema porque considero que es algo que actualmente no se le da la importancia adecuada, siempre se habla de la lucha contra las drogas y el narcotráfico y vemos los problemas que ha ocasionado en nuestro país. Cuando lo mas importante es luchar contra el consumo, si las personas dejaran de consumir, el negocio de la droga desaparecería por si sola, ya que no habría nadie que la sustentara.



Share:

¿Que es ser un estudiante en línea?

El uso de las tecnologías de la información y la comunicación, han transformado la interacción humana, en especial el aprendizaje. La creación de escuelas virtuales facilita el estudio, con sus respectivas complicaciones. El aprendizaje en línea ha evolucionado en etapas: a) por correspondencia (materiales impresos y servicios postales); b) multimedia (medios de comunicación, teléfono, TV y recursos audiovisuales); c) telemática (inserción de telecomunicaciones, CD-ROM); d) colaborativa basada en internet (métodos sincrónicos, chat y videoconferencias; asincrónicos, e-mail y foros de discusión).

En el entorno virtual el alumno se convierte en agente activo de aprendizaje, la etapa cuatro transforma a los alumnos en estudiantes gracias al Internet, dándoles una pauta de madurez y autonomía. Las características de  un estudiante en línea son; actitud proactiva, compromiso con el aprendizaje, actitud para trabajar en entornos colaborativos, conciencia de destrezas, habilidades y estrategias propias, métodos propios y aprendizaje autónomo y autogestivo. Los retos a los que se enfrentan son; dejar atrás el aprendizaje dirigido, evitar memorizar y repetir el conocimiento, dejar atrás entornos competitivos, gestión y administración del tiempo y destrezas comunicativas. Se debe navegar en la red no naufragar en ella.

Por lo anterior surgen mitos en este método de aprendizaje. Es muy fácil el Internet lo hace todo, no se debe leer nada solo copiar y ya que no existe interacción directa se puede hacer lo que se desee. Los métodos son diferentes pero el esfuerzo debe ser el  mismo e incluso mayor, ya que depende de uno mismo hacer lo correcto o hacer trampa, perjudicando únicamente a uno mismo.


Share:

Seguidores

Páginas vistas en total

Seguir por Email