• Lunularaceae

    es una familia que pertenece a la clase Marchantiopsida y al Orden Marchantiales. Es una familia monotípica, es decir constituida por una sola especie Lunularia cruciata la cual se distribuye ampliamente alrededor del mundo en las regiones subtropicales; tanto del hemisferio sur como del hemisferio norte, generalmente es propia de climas desde templado a cálido

  • Lobo gris mexicano

    El lobo gris mexicano o solo lobo mexicano es una de las 24 subespecies de lobo (Canis lupus) que existe en Norteamérica y se caracteriza por ser la más pequeña y la que se distribuye más al Sur. De estas subespecies solo dos han habitado en la República Mexicana hasta principios del siglo XX.ecies.

  • Lycophyta, Lycopodiophyta y Microphyllophyta

    El phyllum Lycophyta comprende 1500 especies aproximadamente, son plantas herbáceas, cosmopolitas y se encuentra dividido en tres Ordenes: Lycopodiales, Sellaginelales e Isoetales. Este grupo de plantas apareció en el Devónico y es el grupo hermano del resto de las plantas vasculares como lo son helechos, gimnospermas y angiospermas.

  • El Tecolotito serrano (Glaucidium gnoma)

    Tiene una longitud de 15 a 17cm en su etapa adulta (aproximadamente 6 pulgadas). Cabeza redonda de color blanco con manchas, dos puntos pálidos en la parte superior de la cabeza, la nuca y cuello, semejante a ojos en la espalda. La parte superior del pecho y cuello presenta un parche negro, las alas y la cola son más obscuras y con rayas verticales en los flancos.

  • ¿Qué son los helechos?

    Es un grupo de plantas que ha lo largo del tiempo se le ha llamado de formas diferentes, ha sido nombrado Pterophyta, Pteridophyta, Poplypodiophyta y recientemente Monylophyta, sin embargo al no existir un consenso nos referiremos a ellos como “Helechos”.

Lobo gris mexicano



Lobo gris mexicano (Canis lupus baileyi)
por Juan Carlos Rivera Melo Gaona


El lobo gris mexicano o solo lobo mexicano es una de las 24 subespecies de lobo (Canis lupus) que existe en Norteamérica y se caracteriza por ser la más pequeña y la que se distribuye más al Sur. De estas subespecies solo dos han habitado en la República Mexicana hasta principios del siglo XX.

Su cuerpo es esbelto, la cabeza es angosta con un cráneo largo y anguloso, el hocico corto y grueso con un cojinete nasal ancho, los ojos pequeños, las orejas cortas (11 cm): erectas y con la punta redondeada, la cola está cubierta de pelo y es proporcionalmente larga al cuerpo (25 a 45 cm) (Figura 1), sus patas son alargadas, esbeltas y con cojinetes anchos aproximadamente 10 cm de ancho por 8.5 cm de largo. Los machos adultos tienen un peso que va de los 28 a los 38.5 kg, mientras que las hembras adultas van de los 22.9 a los 31.4 kg. Las medidas corporales del lobo mexicano varían de entre los 130 cm a los 180 cm de largo y la altura a la cruz va de 60 cm a 80cm.

Figura 1. Se puede observar las características de la cabeza y el color del pelaje.

El pelaje es largo y más denso en el dorso y entre los hombros además de presentar diferente coloración, la punta de los pelos es oscuro y en las partes inferiores de color claro. En la parte anterior de la espalda es más largo que en el resto del cuerpo y forma una melena. Los colores predominantes en esta subespecie son generalmente café amarillento o café grisáceo en el dorso con sombreados negros en el pelo de la espalda y más claro en el vientre y patas, pero la gama de colores va del blanco al negro. La cabeza tiene áreas de color negro y el resto es de color gris a ocre, su hocico es de color oscuro, con el puente de la nariz ocre, la orilla de los labios y los cachetes blancos. La cola es de pelo largo no denso de color gris y negro en el dorso y la punta. Las patas delanteras son de color blanco amarillento y presentan una línea angosta rojiza o negra que forma una marca conspicua (Figura 2).

Figura 2. Se observan las características morfológicas del Lobo mexicano (Canis lupus baileyi).

Su dentadura es idéntica a la de los perros y se compone de incisivos 3/3, caninos 1/1, premolares 4/4, molares 2/3, dando un total de 42 piezas dentales. Además de poseer glándulas que producen olores individuales en la base de la cola, en los ojos, genitales, en la piel y entre los dedos. Marcan su territorio con orinas y excretas.

Su distribución geográfica original nunca fue reconocida por los biólogos y naturalistas, sin embargo se acepta que se extendía en el sureste de los Estados Unidos de América (Arizona, Nuevo México y Texas) y en México en la Sierra Madre Occidental (Sonora, Chihuahua, Durango, Sinaloa, Zacatecas y Jalisco), la Sierra Madre Oriental ( Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro e Hidalgo), el Eje Neovolcánico Transversal (Estado de México, Morelos y Puebla), mientras que hacia el sur el ejemplar de las montañas de Oaxaca se muestra como el lobo más sureño de la distribución de Norteamérica (Figura 3). En los años 60´s las poblaciones de lobos eran muy escasas y aisladas solo quedaban dos regiones con lobos: la Sierra Madre Occidental y en las montañas áridas del este de Chihuahua y oeste de Coahuila. En la actualidad se considera extinto en vida libre.

Figura 3. Distribución histórica del Lobo mexicano (Canis lupus baileyi), que incluye el sur de los Estados Unidos de Norteamérica y que fue obtenido con localidades históricas.

El Lobo mexicano vivía en climas templados del tipo semiárido a seco estepario (BS) y templado (C). La vegetación que predominaba en las montañas donde se distribuía, eran los bosques templados de encinos y los bosques de coníferas y en las partes planas donde también se encontraba, predominaba el pastizal dominado por Navajita (Bouteloua sp.). Era un lobo que también se adaptaba a las condiciones de los desiertos mexicanos. El lobo fue un animal de bosques de montañosos, relativamente húmedos y templados, así como en las densas regiones boscosas de los grandes lagos al pie de las cadenas montañosas. Estos sitios fueron los únicos que originalmente tuvieron condiciones para el establecimiento de grupos numerosos de lobos (presencia de manadas de ungulados de gran talla y agua en abundancia).

La presa habitual del lobo mexicano parece haber sido el venado cola blanca (Odocoileus virginianus) que podían matar uno o dos lobos juntos, se sabe que cazaban pecarí de collar (Pecari tajacu), conejos (Sylvilagus sp.), liebres (Lepus sp.), guajolote silvestre (Meleagris gallopavo) y otros mamíferos medianos y pequeños, ocasionalmente cazaba berrendos (Antilocapra americana) y borrego cimarrón (Ovis canadensis), aunque las poblaciones de estos herbívoros fueron diezmadas por los humanos en México, y por lo tanto constituían presas poco comunes. Es probable que la disminución del lobo mexicano, permitiera el aumento de las poblaciones de coyote (Canis latrans).

Figura 4. Venado cola blanca (Odocoileus virginianus) principal presa del Lobo mexicano.

Conforme se acerca la época de reproducción, las manadas se dividen, en enero se forman las parejas y el apareamiento ocurre en febrero, las hembras entran en periodo de receptividad sexual entre los meses de febrero y marzo, el periodo estral es corto con una duración de 3 a 5 días. El lobo mexicano se reproduce una vez al año, normalmente en invierno. El periodo de gestación es de 63 días, las crías nacen entre marzo y mayo, las camadas son de tres a siete lobeznos. Alcanzan la madures sexual a los dos años. En vida silvestre viven de 8 años en promedio y en cautiverio hasta 15. Como madriguera usan cuevas, huecos en troncos y rocas. A los tres meses los lobeznos abandonan la madriguera.

Figura 5. Cachorro de lobo mexicano (Canis lupus baileyi).

El lobo mexicano es diurno y nocturno, forma grupos familiares llamados manadas; consideradas unidades sociales básicas, con una compleja estructura social basada en jerarquías, generalmente alrededor de una pareja reproductiva formada por los denominados “alfa”. La manada se forma por un macho y varías hembras adultas, el resto son animales subordinados, juveniles y crías. Generalmente incluyen de cinco a ocho individuos pudiendo llegar hasta 36, el tamaño de la manada depende de los tamaños de las presas. Una manada es activa en unos 462 km2 con un área núcleo de 59 km2. El macho dominante (alfa) y las hembras son los únicos que se pueden aparear. Los individuos al final de la jerarquía son conocidos como omega. Cuando se mueven suelen hacerlo en una fila a lo largo de caminos, arroyos y senderos naturales, el ámbito hogareño del lobo mexicano varía de un grupo a otro pero en promedio se mueven 5 km por día. A los pocos años, los propios hijos mayores, deben abandonar la manada y convertirse en solitarios hasta encontrar una pareja o conservar el lugar jerárquico con el que nace el resto de su vida.

Figura 6. Macho alfa de Lobo mexicano (Canis lupus baileyi).

Los alfas a diferencia de otras especies no precisan ser los más agresivos, en este caso suelen ser los más amistosos, no por esto los más débiles, además son los únicos que se aparean en el grupo, siendo inhibida cualquier conducta de este tipo para cualquier otro individuo distinto de la pareja alfa. La comunicación se efectúa con un gran repertorio de expresiones del cuerpo y cara acompañados de gruñidos y chillidos. Los aullidos son de distinta duración y frecuencia a lo largo del año; más frecuentes y largos durante la temporada de apareamiento en invierno y muy cortos en verano; pudiendo escucharse a una distancia de 2 km.

Figura 7. Pareja reproductiva aullando.

Bibliografía Recomendada.

CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres). 2008. Apéndices. En (http://www.cites.org/esp/index.shtml).

CONABIO, 2000. Fichas de especies prioritarias, Lobo mexicano (Canis lupus) Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, México D.F.

CONANP (Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas). 2008. En (http://www.conanp.gob.mx).

El lobo no es como lo pintan, importancia del Lobo mexicano. 2015. Tomado de: https://www.petfanmx.com/Post/lobo-no-es-como-lo-pintan-importancia-del-lobo-mexicano#.WdJa64-cHIU

SEMARNAP (Secretaría de Medio Ambiente Recursos Naturales y Pesca). 2000. Proyecto de recuperación del lobo mexicano (Canis lupus baileyi). Serie PREP núm.3. SEMARNAP/INE. México. 120 p.

SEMARNAT (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales). 2010. NOM-059SEMARNAT-2010. Protección ambiental de especies nativas de México de flora y fauna silvestres, categorías de riesgo y especificaciones para la inclusión, exclusión o cambio de listas de especies en riesgo.

Servín Martínez, J. I. 2007. Distribución histórica, prospección actual y áreas potenciales para reintroducir lobo mexicano (Canis lupus baileyi) en Durango, sur de la Sierra Madre Occidental, México. Universidad Juárez del Estado de Durango. Informe final SNIB-CONABIO proyecto No. BE029. México D. F. (www.conabio.gob.mx/institucion/proyectos/resultados/Inf%20BE029.pdf)




Share:

Glaucidium gnoma

El Tecolotito Serrano (Glaucidium gnoma).
por Juan Carlos Rivera Melo Gaona.
Tiene una longitud de 15 a 17cm en su etapa adulta (aproximadamente 6 pulgadas). Cabeza redonda de color blanco con manchas, dos puntos pálidos en la parte superior de la cabeza, la nuca  y cuello, semejante a ojos en la espalda. La parte superior del pecho y cuello presenta un parche negro, las alas y la cola son más obscuras y con rayas verticales en los flancos. El plumaje es de color gris rojizo, en el dorso y con los flancos rayados. Los juveniles son similares a los adultos, sin manchas  en la cabeza y de color más gris y plumaje más suave y esponjoso. No presenta dimorfismo sexual, sus ojos son verdes amarillentos con un pico amarillo, las patas están emplumadas hasta los dedos de color gris. La cola es larga con cinco o siete franjas, las alas son redondeadas de la punta para mejorar el vuelo y mejorar el aleteo. Su canto es de doble nota y es un silbido suave. Se caracteriza sobre todo por su llamado que por lo general es en la tarde y antes del amanecer, se puede escuchar todo el año; el sonido del macho parece un relincho y el de la hembra es menos fuerte como un cacareo.

El vuelo es corto, rápido, ruidoso y con aleteos rápidos, se mueve a lo largo del dosel. Con frecuencia se ve volando y se escucha durante el día,  aunque también suele ser crepuscular (muy activo al amanecer  y al atardecer).

Suelen ser feroces al  ahuyentar a los intrusos, varias veces su tamaño. Cuando se ve amenazado, hincha sus plumas y extiende su cola para parecer más grande. Cuando enfrenta peligro cierra sus ojos en ranuras, además de que  cuenta con manchas en la espalda que simulan ojos negros. Los machos se posan en los árboles más altos que encuentren para emitir su llamada territorial, aunque son difíciles de detectar por su tamaño y color.

Principalmente se encuentra en los bosques de coníferas de montaña alta en altitudes superiores a 4500 pies. Coloca sus nidos  sobre  árboles secos o muertos a una altura de 8 a 25 metros sobre el suelo, anidando en un agujero o cavidad natural de los árboles, especialmente  depende de los agujeros abandonados  de pájaros carpinteros, algunas veces anidan en matorrales tranquilos y sombríos en los que está a salvo de depredadores, se sabe que puede ocupar la misma cavidad por muchos años.


Se distribuyen en bosque de pino y encino, bosques mixtos, bosques ribereños no densos. Esto se debe a que requiere lugares abiertos para cazar como colinas, cañones arbolados, prados, pantanos o bordes de caminos. Suelen vivir cerca de pájaros carpinteros, además de estar cerca de fuentes de agua. Se encuentra en el mismo lugar todas las estaciones del año a excepción de los movimientos de ladera y cambia de altitud en invierno en busca de alimento. Su territorio suele ser de 500 a 4500 hectáreas alrededor del nido.

Se puede encontrar en Estados Unidos, Canadá, México (Sonora, Coahuila, Chihuahua, Nuevo León, Aguascalientes, Guanajuato, abarcando la cordillera del Eje Neo volcánico transversal, Hidalgo, Colima, Oaxaca) Guatemala y Honduras.




Su dieta es variada, consiste en pequeños mamíferos (ratones, musarañas, ardillas, murciélagos, topos, tuzas, conejos y comadrejas) pequeñas aves, reptiles (lagartijas y serpientes), insectos grandes (saltamontes, grillos, cigarras y escarabajos) y anfibios (sapos y ranas).

Suelen ser feroces al momento de cazar ya que presentan buena visión y gran rapidez para tomar a su presa del suelo. Es capaz de llevar una presa tres veces su tamaño.
La temporada de reproducción es entre abril y agosto, ponen de dos a siete huevos, la hembra incuba y protege a los polluelos, mientras el macho trae comida alimenta a los polluelos y defiende el nido. El periodo de incubación es de 29 días, alcanzan el 60% del tamaño adulto en dos semanas, lo alimentan por 20 días y a los 30 abandonan el nido.

Los depredadores potenciales de estos búhos son otros búhos, cuervos, urracas, serpientes y comadrejas.

En años recientes se determinó que varias especies de aves depredadoras presentaban en  sus tejidos una concentración muy elevada de insecticidas como el DDT y sus derivados, debido a la alimentación de aves y agua contaminada con este químico.
Forman parte de los últimos eslabones de la  red trófica al alimentarse de pequeños mamíferos, otras aves, insectos, reptiles, etc. Estas  aves depredadoras desempeñan un papel importante en los ciclos poblacionales de ratones  de campo e insectos.
Es vulnerable a la tala forestal, ya que depende de la cobertura vegetal para su anidación.

Reino
Animalia
Subreino
Eumetazoa  (animales con cuerpo integrado con dos o más lados simétricos)
Filo
Chordata  (animales con medula espinal o cordón nervioso)
Subfilo
Vertebrata
Superclase
Gnathomata  (vertebrados con mandíbula)
Clase
Aves
Subclase
Neornithes     (con vertebras de cola fundidas)
Super orden
Neognathae    (las aves del vuelo)
Orden
Strigiformes  (lechuzas)
Familia
Strigidae  (lechuzas)
Genero
Glaucidium  (mochuelos)
Especie
Glaucidium gnoma  (mochuelo gnomo)
Share:

El Cerebro Adicto.

Las drogas hoy en día son una fuerte preocupación para la sociedad a nivel global, ya que cada vez son más las personas que se ven afectadas por esta enfermedad. En 1930 se comienza a realizar investigaciones sobre adicciones, pensando que se debía a que las personas adictas carecían de moral y de fuerza de voluntad, provocando que la sociedad tachara a los adictos como personas menos valiosas, siendo la respuesta para este problema castigos en vez de enfocarse a un problema de salud. Los adictos después del castigo regresaban a los hábitos adictivos, sin recibir un tratamiento adecuado, se les hacía difícil o imposible rehabilitarse, estas personas continuaban siendo parte del problema sin una solución viable.

Hoy en día con el avance de la tecnología y la ciencia, los médicos y científicos enfocados a este tipo de estudios se dieron cuenta que es un problema de salud,  se dieron cuenta que es una enfermedad que afecta al cerebro y la conducta y se han identificado muchos factores biológicos y ambientales que predisponen a las personas a padecer de esta enfermedad. Además se ha comenzado a investigar variaciones genéticas que contribuyen al desarrollo y avance de la enfermedad. Gracias a esto los científicos usan estos nuevos conocimientos para desarrollar enfoques eficaces de prevención y tratamientos que reduzcan el impacto del abuso de drogas en individuos, familias y comunidades que se ven azotadas por este problema.


Figura 1.  Modificaciones de transportadores y receptores de Dopamina de pacientes con adicciones. Tomado de: Volkow, N. D., Fowler, J. S., & Wang, G. J. (2003). The addicted human brain: insights from imaging studies. Journal of clinical investigation, 111(10), 1444.
 

A pesar de todo esto aún existen personas que no entienden porque las personas se vuelven adictas ni de qué manera estas sustancias modifican el comportamiento del cerebro, causando consumo compulsivo.
Se sabe que los cambios bioquímicos que ocurren en el cerebro son los responsables de la compulsión observada, así como de muchas de las perturbaciones cognitivas propias de la adicción. Las últimas investigaciones implican a diversos neurotransmisores a vías o sistemas cerebrales, como el sistema de recompensa mesolímbico, como factores clave en el desarrollo de la sintomatología adictiva.

 Figura 2. Principales zonas afectadas y responsables de las adicciones.  La corteza prefrontal es el área focal para la cognición y la planificación. El área tegmental ventral (VTA) y el núcleo accumbens (NAc) son componentes clave del sistema de recompensa del cerebro. La VTA, la NAc, la amígdala y el hipocampo son componentes principales del sistema límbico, que coordina los impulsos, las emociones y los recuerdos. Tomado de: Fowler, J. S., Volkow, N. D., Kassed, C. A., & Chang, L. (2007). Imaging the addicted human brain. Science & practice perspectives, 3(2), 4.


Los neurotransmisores son sustancias químicas naturales que produce nuestro cerebro y son las responsables de toda la actividad cerebral algunas de ellas son: la motivación, las emociones y los instintos. Los neurotransmisores son responsables del estado de ánimo provocando euforia o desgano, una serie de estímulos, condicionamientos y aprendizajes, cuyo objetivo es responder a los estímulos del medio ambiente.
Las drogas, así como los estados de excitación extrema, afectan la función de los neurotransmisores haciendo que el cerebro los produzca en exceso o los inhiba exageradamente. Estos cambios tan radicales unidos a factores genéticos de predisposición a la adicción producen respuestas aberrantes, causando desbalances bioquímicos persistentes. Los neurotransmisores que se ven involucrados en este tipo de conductas son: a) la dopamina, encargada de respuestas de euforia y estimulación cerebral; b) las endorfinas, se encargan de las respuestas a los estímulos dolorosos, la regulación de la temperatura y la ingesta de agua y alimentos.

Figura 3. Efecto de la cocaina en el neurotransmisor de la dopamina. La cocaína causa acumulación de dopamina en el espacio sinaptico, la cocaína bloquea el transportador de dopamina como resultado, las moléculas de dopamina se acumulan en el espacio intercelular, golpeando los receptores de la célula receptora y provocando una respuesta intensificada dentro de la célula receptora.
Tomado de: Fowler, J. S., Volkow, N. D., Kassed, C. A., & Chang, L. (2007). Imaging the addicted human brain. Science & practice perspectives, 3(2), 4.

Se asume que todos los neurotransmisores están involucrados  en la manifestación de la adicción, las investigaciones prosiguen para determinar cómo estos químicos cerebrales interactúan para producir el desorden adictivo.

 Existen muchas sustancias a las que las personas somos propensas a mostrar algún tipo de adicción, las más consumidas por su fácil acceso son las siguientes: nicotina, alcohol, inhalables, mariguana y cocaína (Instituto Nacional  de Abuso de Drogas). Se sabe que es un enfermedad crónica, por lo tanto si el consumo se va realizando con mayor frecuencia, más difícil para las personas que se puedan curar, además que existen edades que aumenta el riesgo de una adicción a largo plazo. La adolescencia es un periodo en el cual por los cambios hormonales que se dan el en cuerpo, el cerebro aun no madura en su totalidad, las cantidades de neurotransmisores aun no son definitivas. Por lo cual un consumo a estas edades provocaría un desajuste en la producción de neurotransmisores, y como consecuencia el cerebro deja de producir  las cantidades necesarias, aumentando el nivel de adicción para el resto de la vida.

Figura 4. Mecanismo propuesto del funcionamiento de las adicciones.  Modelo proponiendo una red de cuatro circuitos implicados en la adicción: recompensa, motivación / impulso, memoria y control. Estos circuitos trabajan juntos y cambian con la experiencia. Cada uno está vinculado a un concepto importante: saliencia (recompensa), estado interno (motivación / unidad), asociaciones aprendidas (memoria) y resolución de conflictos (control). Durante la adicción, el valor mejorado del fármaco en los circuitos de recompensa, motivación y memoria supera el control por la inhibicion de la corteza prefrontal, favoreciendo así un bucle de retroalimentación positiva iniciado por el consumo del fármaco y perpetuado por la activación mejorada del motivación / unidad y circuitos de memoria.
Tomado de: Volkow, N. D., Fowler, J. S., & Wang, G. J. (2003). The addicted human brain: insights from imaging studies. Journal of clinical investigation, 111(10), 1444.

Por lo tanto sabemos que el consumo de drogas es una enfermedad, pero que se puede prevenir y así evitar un sin número de efectos nocivos para el cerebro, sino también muchos órganos se ven afectados como el corazón, pulmones, hígado, riñones entre otros.


Figura 5. Reduccion de enzimas importantes en diferentes partes de nuestro cuerpo en fumadores. estudio PET. en estas imágenes compuestas de fumadores y no fumadores, las flechas demuestran concentraciones más bajas de la enzima monoamina oxidasa en muchos de los órganos de los fumadores 

La sociedad y en este caso las autoridades deberían poner un mayor énfasis en la prevención de adicciones, ya que cada vez la edad de una persona que consume algún tipo de droga ya sea legal o ilegal es más temprano.

Bibliografía.
Guerrero, Mothelet, Verónica. 2013. El Cerebro Adicto. ¿Como ves? Num. 177
Alvarado, Saúl. 2014. El Cerebro Adicto. www.adicciones.org
Volkow, Nora. 2014. La Ciencia de la Adicción. Las drogas, el cerebro y el comportamiento. Instituto Nacional del Abuso de Drogas. Pub N.º 15-5605(S).
Literatura recomendada
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC155054/
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2851068/



Reflexion.
Elegí este tema porque considero que es algo que actualmente no se le da la importancia adecuada, siempre se habla de la lucha contra las drogas y el narcotráfico y vemos los problemas que ha ocasionado en nuestro país. Cuando lo mas importante es luchar contra el consumo, si las personas dejaran de consumir, el negocio de la droga desaparecería por si sola, ya que no habría nadie que la sustentara.



Share:

¿Que es ser un estudiante en línea?

El uso de las tecnologías de la información y la comunicación, han transformado la interacción humana, en especial el aprendizaje. La creación de escuelas virtuales facilita el estudio, con sus respectivas complicaciones. El aprendizaje en línea ha evolucionado en etapas: a) por correspondencia (materiales impresos y servicios postales); b) multimedia (medios de comunicación, teléfono, TV y recursos audiovisuales); c) telemática (inserción de telecomunicaciones, CD-ROM); d) colaborativa basada en internet (métodos sincrónicos, chat y videoconferencias; asincrónicos, e-mail y foros de discusión).

En el entorno virtual el alumno se convierte en agente activo de aprendizaje, la etapa cuatro transforma a los alumnos en estudiantes gracias al Internet, dándoles una pauta de madurez y autonomía. Las características de  un estudiante en línea son; actitud proactiva, compromiso con el aprendizaje, actitud para trabajar en entornos colaborativos, conciencia de destrezas, habilidades y estrategias propias, métodos propios y aprendizaje autónomo y autogestivo. Los retos a los que se enfrentan son; dejar atrás el aprendizaje dirigido, evitar memorizar y repetir el conocimiento, dejar atrás entornos competitivos, gestión y administración del tiempo y destrezas comunicativas. Se debe navegar en la red no naufragar en ella.

Por lo anterior surgen mitos en este método de aprendizaje. Es muy fácil el Internet lo hace todo, no se debe leer nada solo copiar y ya que no existe interacción directa se puede hacer lo que se desee. Los métodos son diferentes pero el esfuerzo debe ser el  mismo e incluso mayor, ya que depende de uno mismo hacer lo correcto o hacer trampa, perjudicando únicamente a uno mismo.


Share:

Seguidores

Páginas vistas en total

Seguir por Email